USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, por motivos funcionales y para facilitar su interacción con redes sociales. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pedro Gracia Feito,

SALUD HOLÍSTICA y COACHING

Por qué conformarte con vivir a rastras cuando anhelas volar

Psicosomática Clínica

Más conocida actualmente por la reciente Bioneuroemoción o Biodescodificación, viene de mucho más atrás en el tiempo y está basada en la evidencia empírica de múltiples psicosomatismas del S.XX y por el posterior desarrollo del Dr. Hamer, lo que denominó la Nueva Medicina Germánica.

La Psicosomática clínica trata de explicar el posible origen emocional (que no siempre es obligatorio) de las dolencias, lesiones, enfermedades tanto a nivel físico como emocional o mental. Trata de explicar la evidente conexión entre la psique y el cuerpo.

Según la psicosomática, todo síntoma es una llamada de nuestro cuerpo para decirnos lo que nuestro alma no expresa. Los síntomas no aparecen porque sí, por arte de magia o por azar. Los síntomas son la expresión corporal de nuestras emociones reprimidas. En muchas ocasiones por no decir siempre, no escuchamos lo que quiere decirnos nuestro cuerpo. No lo entendemos, no es fácil interpretar el significado de nuestros síntomas. Los expresamos a través de metáforas o se manifiestan de forma simbólica y para comprenderlos y aprender del mensaje que nos envían, necesitamos de un profesional especializado en psicosomática.

Varios ejemplos simples de ello son las expresiones que utilizamos como “No lo trago, se me indigesta esta situación, no puedo con ella”, produciéndonos síntomas digestivos, “Parece que llevo el mundo sobre mis hombros”, cuando tenemos un dolor en los mismos y que simplemente expresan que nos cargamos con un exceso de responsabilidades y nos sentimos impotentes o incapaces de soportar esa carga. Hay mútiples ejemplos a la hora de verbalizar nuestros síntomas , pero a veces el simbolismo es más sutil.

Cada órgano, cada patología, cada síntoma, cada tejido, cada vértebra tienen uno o varios significados que deben resonar, es decir resultar familiar al paciente que los padece cuando le describimos sus posibles significados. De esta forma, puede comprender el origen de su padecimiento y tomar cartas en el asunto.

En otras ocasiones no es tan sencillo y esa información guardada en nuestros tejidos vienen de sucesos anteriores en nuestra vida que hay que buscar. En otras el origen puede estar en el proyecto sentido, es decir la información que nos transfieren nuestros padres desde el momento en que deciden concebirnos, la intención que dan consciente o inconscientemente a nuestra venida al mundo. Por último, cuando no encontramos motivos o causas suficientes que expliquen el síntoma en la vida actual o en este periodo de nuestra gestación, debemos buscar un poco más allá , en nuestro árbol genealógico, es lo que denominamos, el transgeneracional, aquellas memorias familiares ya sean buenas o malas que se transfieren de generación en generación condicionando en parte nuestra existencia en la vida. 

La Psicosomatica en definitiva nos ayuda a conocernos, a entender por qué nos pasa lo que nos pasa, a tomar conciencia y hacer nos responsables de lo que ocurre en nuestra vida y asumir la responsabilidad sobre ella para que podamos llevar acciones a cabo que puedan hacerla más plena.