USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, por motivos funcionales y para facilitar su interacción con redes sociales. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pedro Gracia Feito,

SALUD HOLÍSTICA y COACHING

Por qué conformarte con vivir a rastras cuando anhelas volar

Este artículo me ha parecido Sin valorarEste artículo me ha parecido MaloEste artículo me ha parecido RegularEste artículo me ha parecido BuenoEste artículo me ha parecido Muy BuenoExcelente
Reportar este artículo al admistrador
Para añadir este artículo a tus favoritos deberás registrarte o identificarte
 escrito por zetafisio

Venciendo la Pereza

en: Escuela de Salud

En este artículo explicamos como luchar contra la pereza de una forma más holística, atacándola desde varios frentes de tal forma que podamos debilitarla y salir fortalecidos.

QUÉ ES LA PEREZA Y CÓMO SUPERARLA

La pereza es estado emocional que se manifiesta en forma de apatía, desgana o desinterés. En sí no es ni buena ni mala, tiene su utilidad cuando se produce de forma puntual, pero si se convierte en un estado habitual puede convertirse en un importante problema, haciendo que posterguemos cosas importantes que pueden afectarnos en distintos ámbitos de nuestra vida. Comportarnos de forma perezosa de forma habitual no nos ayuda en nada en la vida. Sin movimiento no hay adaptación a los cambios, no hay crecimiento, solo estancamiento, convirtiendo los problemas en bolas de nieve caga vez más grandes y más difíciles de resolver. Aunque sabemos que lo mejor sería coger el toro por los cuernos y resolver los pequeños problemas que van surgiendo en la vida diaria, dejamos que se acumulen, llegando un momento en que esto nos provoca estrés y sensación de impotencia, llegando a sentir que ya no somos capaces de afrontarlo y nos sentimos desbordados.

La pereza es un círculo vicioso, cuanto menos haces menos quieres hacer. Si odias hacer algo o no encuentras la motivación suficiente, pide ayuda, delégalo o paga a un profesional que lo haga por tí, pero no dejes cosas sin resolver debajo de la alfombra.

Podría decirse que la pereza es una emoción y toda emoción tiene una utilidad, nos está diciendo algo. Escucha a tu cuerpo, si esa pereza te hace sentir bien, adelante, pero si te hace sentir mal o te afecta en tu vida, hay que vencerla. La pereza se vence haciendo, con movimiento. Cuanto más haces, más capaz te sientes.

undefined

¿Para qué sirve la pereza?

En un principio la pereza serviría para invitar al descanso necesario. Esa sensación provocaría el dejar de hacer cosas cuando estamos cansados, cumpliendo una función de ahorro energético. Ese sería su sentido biológico, su utilidad, al menos para nuestros ancestros. Ellos no se podían permitir la pereza crónica. Actualmente esta utilidad de conservación de energía puede perderse y convertirse en un freno a nuestra capacidad de crecimiento.

La pereza crónica nos protege de todo aquello que nos desborda, que nos hace sentir mal o nos da miedo. Nos ayuda a evitar situaciones incómodas, que nos ponen a prueba, a las que tememos y no sabemos como gestionar, o simplemente intenta evitar que hagamos algo que realmente no queremos hacer.

La pereza nos mantiene en nuestra zona de confort, nos protege del peligro, es gobernada por nuestro ego que no deja de decirnos: "No te arriesgues", "No te muevas" , "Quédate aquí, tranquilo, no sabes lo que puede ocurrir", "Eso es imposible, "Se van a reir de tí", "Eso no es para tí", "Tu no eres capaz", "Eso es una tontería, ni lo intentes", "No merece la pena".

La pereza suele esconder miedo al fracaso, baja autoestima, falta de autoconfianza, inseguridad y falta de responsabilidad en la propia vida.

Cómo reconocer la pereza

  • Paso bastante tiempo ojeando Facebook, hablando por teléfono o por whats app y paso más de una hora al día viendo TV. Utilizamos estas evasiones para evitar hacer lo que tenemos que hacer.
  • Comprar precocinados también puede ser un síntoma de pereza. No me vengas que es por falta de tiempo, cocina el domingo para toda la semana y congela. Estás sacrificando tu salud por no molestarte en comprar y cocinar los alimentos que necesita tu organismo. Según te alimentes así estará tu cerebro.
  • No comprometernos con planes. Si no te comprometes con nada tampoco lo haces contigo mismo. El compromiso con uno mismo es un forma de respeto. ¿Cuanto te respetas? ¿Y cuanto respetas a los demás? Y lo que es más ¿Cómo esperas que te respeten?
  • Elegir el placer en lugar de la gratificación. Dispersarse. No priorizar, hacer cualquier cosa que sea más placentera en lugar de algo que requiera un pequeño esfuerzo que luego te haga sentir mejor.
  • Sentirnos cansados, agotados, sin ganas de movernos, apáticos.
  • Buscar excusas para todo lo que no nos es placentero.
  • Estar desmotivado, sin saber a donde dirigirse, qué hacer con nuestra vida, y sentirse incapaz para mejorarla.

La Dopamina y la pereza

Existe una relación entre la cantidad del neurotransmisor cerebral llamado  dopamina y la  pereza. Una menor producción o una menor sensibilidad de los receptores de Dopamina puede ser un factor importante para hacer que seamos más perezosos.

Se ha encontrado en obesos una disminución de la actividad dopaminérgica que les genera una falta de motivación para moverse, para hacer ejercicio. Tienen un sistema de recompensa alterado pues presentan un receptor de dopamina en el cuerpo estriado menos sensible.

En las recomendaciones finales citamos algunas formas de mejorar la producción de Dopamina.

¿Qué es el sistema de recompensa?

El sistema de recompensa es una serie de reacciones químicas que se producen en nuestro organismo cuando queremos lograr algo, está diseñado para sobrevivir, buscar comida, agua, refugio, calor e incluso reproducirnos.

Por ejemplo, cuando tenemos hambre, este sistema hace que anticipemos el placer de comer, de saciarnos produciendo dopamina en el cerebro. la dopamina produce esa sensación de placer y felicidad. Esa sensación va a ser la generadora de cambio, va a hacer que nos movamos para conseguirla. Nuestros ancestros iban a cazar o a buscarse la vida, para ello, se genera adrenalina y noradrenalina necesarias para empezar a movernos y prepararnos para la acción. Una vez conseguida la comida el cerebro segrega serotonina, que da calma y nos hace sentir bien. Finalmente producimos endorfinas que nos dan paz al recibir la recompensa adecuada.

Hoy en día este sistema se ha atrofiado. No tenemos más que movernos 5 metros para llegar la comida. Satisfacemos rápidamente nuestras necesidades sin esfuerzo y además no damos la recompensa adecuada a nuestro organismo sino que buscamos el pacer inmediato. En lugar de beber agua, si tenemos sed, nos bebemos un cerveza o nos tomamos y una coca cola, si tenemos hambre comemos cualquier guarrería que nuestro organismo ni siquiera reconoce como comida real. Si tenemos ansiedad, comemos o nos tomamos un ansiolítico, vamos, un caos. Estamos dando la recompensa errónea lo que hace que estemos en estado de carencia constante. No llega la información al cerebro hasta que le demos la recompensa adecuada.

¿Qué ganancia tenemos con la pereza?

Todo tiene un propósito, ¿Cual es el de la pereza? En cada caso, su utilidad será distinta. Pregúntate: ¿Que gano yo postergando esto, no haciendo lo que es mejor para mí o lo que debería?. En lugar de preguntarte por qué y juzgarte, pregúntate: ¿Para que me sirve mi pereza, qué sentido tiene? ¿Me ayuda o me limita? También puede ser que esa pereza sea buena para ti en un momento dado, busca lo bueno que tiene y acéptate con ella.

Quizá te está diciendo que no quieres dedicarte a eso , que tienes un trabajo que no te motiva nada y que quizá deberías formarte en aquello que realmente te interesa y buscar opciones de trabajo en ese campo. Quizá está ahí para decirte que no hagas aquello que no te corresponde, para decirte que delegues responsabilidades, que no te cargues con las cosas de los demás. Escucha tu cuerpo y negocia con tu pereza.

Consecuencias de la pereza crónica

La pereza impide el movimiento, los cambios, el aprendizaje, el enriquecimiento, la generación de oportunidades y opciones en nuestra vida, impide la atracción de amor , riqueza, alegría, crecimiento y la evolución. Sin movimiento no hay recompensa, no hay gratificación. La pereza nos entorpece y empobrece nuestro mundo. Hace que no tomemos decisiones, que no pongamos a prueba nuestra fuerza de voluntad, nuestra autodisciplina. Implica una falta de amor a uno mismo, porque no nos beneficia en nada, solo nos atrae problemas mayores, que al postergarlos se van haciendo más y más grandes, complicando nuestra vida en diversos ámbitos. La pereza nos aporta placer a corto plazo y estrés a medio y largo plazo. Vencer la pereza es una inversión para el buen desarrollo de nuestra vida y la de los demás.

La pereza nos impide acabar con una adicción, terminar unos estudios, sacarnos un carné, buscar un trabajo mejor, hacer deporte, comer de forma saludable, conseguir nuestro peso ideal,..Piensa en las consecuencias. Haz algo por ti y harás algo por el mundo.

Cómo superarla

  • Búscate un buen motivo: Sin propósitos, sin un para qué que te proporcione energía necesaria para arrancar no puede segregarse dopamina y por tanto no va a haber movimiento, no va haber cambio pues no se va a generar acción alguna. ¿Para qué?. El motivo debe ser retador, pero realista, que no sea demasiado difícil de alcanzar, es mejor empezar por objetivos pequeños e ir activando el circuito de recompensa poco a poco. Cuando logras lo que quieres te anima a seguir adelante hacia aquello que sueñas.
  • Di que sí a cosas nuevas: Cuanto más haces más oportunidades generas, más opciones, más equivocaciones pero también más aprendizaje y mayor crecimiento, más experiencias, más enriquecimiento personal. La vida está íntimamente vinculada al movimiento, la falta de movimiento lleva inevitablemente a la muerte
  • Cambia el "Debo hacerlo" por el "Quiero hacerlo": Busca una razón por la cual lo hagas por voluntad y beneficio propio. Si no lo hay o realmente no quieres hacerlo no lo hagas, pero búscate algo que si quieras hacer y hazlo de una vez.
  • Empieza por lo más fácil: Una vez que inicies el movimiento la inercia te ayudará a seguir. Haz un lista de opciones por las que puedes empezar. Entre todas elige la más fácil y placentera para tí y ponte una fecha. ¿Qué sería lo mínimo que podrías hacer por tí?
  • Pregúntate qué grado de compromiso tienes contigo mismo del 1 al 10. Si no llegas a un 10, busca qué es lo que necesitas para llegar, ayuda, información, un profesional, lo que sea, pero comprométete contigo mismo al 100%.
  • Prémiate por tus logros: El saber que después de un sacrificio, un esfuerzo, un trabajo continuado va tener un premio hace que generemos más dopamina. Independientemente del resultado si has hecho todo lo posible por lograr lo que querías, date un premio.
  • Disfruta del camino: El camino hacia tus metas ya es un logro, ya es crecimiento, solo hay ganancia, ese es el auténtico premio. Céntrate en disfrutar el camino y desapégate del resultado. En el camino lograrás autoconfianza, autoestima, autodisciplina, las mejores herramientas de cambio.
  • Permítete hacer la nada: Reserva un tiempo limitado al día o un domingo. Puedes meditar 10' al día por ejemplo o bien pasar la tarde del domingo haciendo un peli-manta.
  • Haz que tu tiempo te enriquezca: Evita perderlo con la TV, el móvil o la tablet. Haz de ellos unos cacharros útiles para tí. Aprende a usarlos y deja de ser usado. Ellos no son el problema, el problema es lo que tu eliges hacer con ellos. Haz de ellos fuente de conocimiento para tu crecimiento.
  • Negocia con tu pereza: Ponte en una posición cómoda, a solas, en silencio. Respira profundamente 3 veces. Comienza a respirar lentamente poniendo tu atención en el movimiento de tu abdomen, de tu pecho o en cómo entra y sale el aire por tus fosas nasales. Cuando te sientas relajado, identifica en qué parte de tu cuerpo sientes la pereza. Sácala de ahí y colócala frente a tí. No abras los ojos , visualízala. Dale forma, color, olor, textura. Pregúntale: ¿Qué quieres de mí? ¿Qué puedo hacer por tí? Deja que te llegue la respuesta. ¿Qué te puedo ofrecer para que desaparezcas? Negocia con ella. Ofrécele algo que puedas hacer. Pregúntale si es suficiente. Si no es así, ofrécele algo más hasta que esté satisfecha. Una vez hecho esto, dale las gracias por traerte esa información y despídete de ella. Respira de nuevo profundamente y vuelve a abrir los ojos. Apunta lo que le has ofrecido, elabora tu plan de acción y comprométete contigo mismo a llevarlo a cabo.
  • Haz ejercicio en ayunas: En ayunas quiere decir con el estómago vacío durante al menos 4-5 horas, preferiblemente antes de cualquiera de las comidas. Esto implica que solo hagas 3 comidas. Hacer ejercicio en ayunas es una de las mejores formas de generar dopamina, es como si fueras a cazar. Es una de las mejores formas de activar tu circuito de recompensa. Cuando comes generas setotonina y endorfinas que te van a hacer sentir bien. Esa es la droga interna que te invita a repetir el proceso. Al principio te costará pero en un mes estarás adaptado. Fíjate bien en cómo te sientes después.
  • Come con hambre y bebe con sed: Es la mejor forma de recuperarlos. Come y bebe lo que debes. Si tienes hambre come comida de verdad y si tienes sed bebe agua. Sáciate, de tal forma que llegue la recompensa adecuada a tu cerebro. cuando bajan los niveles de energía en el cerebro, produce dopamina para generar movimiento en su búsqueda, sin que aparezca la fatiga ni la pereza. El hambre agudiza el ingenio. ¿Te suena?
  • Come comida de verdad: Carne, pescado, huevos, marisco, todo tipo de verduras, tubérculos y frutas. Evita el azúcar, los cereales refinados como el pan, la pasta, la bollería, los procesados lácteos de mala calidad, los productos light, los envasados, los aditivos como conservantes y colorantes. Necesitas energía para arrancar y llevar a cabo los cambios que necesitas y te puedo asegurar que un gramo de grasa de calidad te proporciona más del doble que 1 g de glucosa.
  • Hazte preguntas: ¿Tengo la energía necesaria? ¿De donde puedo obtenerla? ¿Me alimento como debo? ¿Hago ejercicio? ¿Me cuido? ¿Cuanto me quiero? ¿Cuanto merezco? ¿Quiero lo mejor para mí?¿En qué persona podría convertirme para vencer la pereza? ¿Quien puede ayudarme o servirme de ejemplo?
  • No te frustres si no logras tus objetivos, reformúlalo.
  • Elimina las excusas de tu vida.
  • Piensa en los demás: Convivir o trabajar con una persona perezosa es un lastre. Lo que no haces tú lo tienen que hacer los demás. Tus dejaciones afectan al resto. ¿Cómo crees que puede influir eso en tus relaciones amistosas, laborales o de pareja?

Si a pesar de todas estas ideas se te resiste, busca ayuda de un profesional. Un coach puede ser lo ideal para tí, pero no esperes que te motive. El puede lograr que saques lo mejor de tí y ayudarte a encontrar la motivación dentro de ti, pero para eso tienes que dar el primer paso.

Espero que este artículo que te haya sido de utilidad. Si necesitas ayuda o más información contacta conmigo a través de mi mail zetafisio@gmail.com o llamando al 913313819.

Os dejo un menú completo para aumentar vuestra dopamina, por cortesía de mi chef favorito:

@EspiChef

CREMA FRÍA DE AGUACATE y CILANTRO CON GAMBAS.

Ingredientes para 4 personas:

  • 3 aguacates
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 tomate
  • 1 ramita de cilantro fresco
  • 1 limón
  • 2 vasos de agua fría
  • Sal
  • Pimienta blanca molida
  • 250 gramos de gambas cocidas y peladas

Elaboración:

Poner en un robot de cocina la carne limpia de los aguacates, el tomate pelado, el zumos del limón, el cilantro, el aceite, el agua un poco de pimienta blanca molida y sal. Triturar el conjunto hasta que quede una crema bien fina y homogénea.

Servir la crema bien fría con las gambas cocidas de guarnición.

undefined

TORTILLA DE ALCACHOFAS.

Ingredientes para 4 personas:

  • 10 alcachofas frescas
  • 8 huevos camperos
  • 6 cucharadas de aceite virgen extra
  • Sal

Elaboración:

Limpiar las alcachofas eliminando las hojas exteriores más duras, las puntas y el tallo. Cortar los corazones de las alcachofas en laminas que rehogaremos en la mitad del aceite hasta que queden blandas y adquieran un ligero color dorado. Mezclar con los huevos batidos, poner a punto de sal y cuajar como si de una tortilla de patatas se tratara.

undefined

PLATANO AL NATURAL CON CHOCOLATE CALIENTE Y FRUTOS SECOS.

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 plátanos
  • 100 gramos de cobertura de chocolate 85%
  • 6 cucharadas de agua
  • 20 gramos de nueces peladas
  • 20 gramos de almendras peladas sin tostar

Elaboración:

Poner al baño maría la cobertura con el agua y remover hasta que ambos ingredientes se fundan. Para servir este sencillo postre solo tienes que pelar los plátanos, cortarlos en rodajas y disponerlos en boles individuales, salsear con el chocolate caliente y colocar por encima los frutos secos ligeramente pelados.

Comentar Venciendo la Pereza

Nombre/Nick*:

E-mail:

Noooo puedes pasaaaaaar!!

Escribe lo que ves arriba, no lo entiendo...

Destacados

Teléfono de Citas
Consultas Online
Servicio a domicilio

Buscador

Suscripciones

¿quieres recibir un aviso de actualizaciones?
(20 suscritos)

Últimos comentarios

 fuencisla en Tu eres tu sanador: Pues si! Muy cierto...
 Su en Tu eres tu sanador: Estoy totalmente de acuerdo. Nosotros somos los principales ...
 Ana en Venciendo la Pereza: Me gusto mucho tu articulo sobre la pereza .El otro debe est...
 Borjatube en Influencia de la paleodieta en el estado anímico: Excelente post amigo!Tenemos un estimulante reto por delante...
 Luisinho en Recomendaciones nutricionales: Esto.... guau... porque en todos lossitios la venden como si...
 PEDRO en Recomendaciones nutricionales: Hola Luis La Soja no la recomiendo por los siguientes motiv...
 Luisinho en Recomendaciones nutricionales: Hola Pedro, un gran artículo. Me ha llamado la atenc...