USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, por motivos funcionales y para facilitar su interacción con redes sociales. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pedro Gracia Feito,

SALUD HOLÍSTICA y COACHING

Por qué conformarte con vivir a rastras cuando anhelas volar

Este artículo me ha parecido Sin valorarEste artículo me ha parecido MaloEste artículo me ha parecido RegularEste artículo me ha parecido BuenoEste artículo me ha parecido Muy BuenoSin valorar
Reportar este artículo al admistrador

¿Qué pasó con el masaje? Esa sensación relajante y agradable que sientes cuando amasan tus músculos...es un momento solo para tí, para sentirte, para entrar en contacto con tu cuerpo, tomando conciencia de él y apagando tu mente...

undefined
Ahora están más de moda otras alternativas para mantener a ralla nuestro estrés, como la meditación, el mindfulness, el yoga, el deporte en general, dejando de lado una técnica tan a mano, tan sencilla, agradable y ancestral como el masaje.

El masaje permite calmar cuerpo y mente, es como practicar mindfulness o atención plena sobre las sensaciones de nuestra piel, nuestros músculos y fascias, tomando conciencia de cómo se encuentra nuestro cuerpo, no solo a nivel físico sino a nivel emocional, pues nuestro cuerpo expresa emociones. Las emociones no son más que los signos que el cuerpo presenta en respuesta a lo que sentimos, pensamos y hacemos. Son el reflejo en el cuerpo de lo que estamos siendo.

La importancia del contacto físico

Cuando recibimos un golpe tanto físico como emocional, lo primero que hacemos es echarnos las mano a la zona para calmar o bien nos abrazan o nos tocan para consolar. El contacto físico es inherente al ser humano, es necesario desde el nacimiento, es lo que hace que nos sintamos seguros y protegidos, y que se desarrollen partes del cerebro que nos van a dar seguridad y confianza en la vida adulta. Se ha estudiado que una persona sin este tipo de contacto durante los primero años de vida, hace que tenga menos confianza en sí mismo, se sienta más inseguro, tenga menos capacidad de decisión, de acción y menos tolerancia al estrés en la vida adulta.

La piel es emisor y receptor de información, por ello el masaje es tan importante a la hora de calmar el estrés, porque no solo actúa a nivel físico , sino mental y emocional.

¿Por qué elegir un terapeuta cualificado?

Cuando el terapeuta que practica el masaje toca el cuerpo no solo siente la tensión de los músculos, valora el estado de piel, la temperatura, la humedad, el color, la resistencia y la elasticidad del tejido, su hidratación, sino que también está valorando el funcionamiento de tus órganos o las zonas donde más acumulas la tensión emocional y las emociones que lo pueden estar causando. La piel es rica a la hora de expresar emociones, un mal funcionamiento de los órganos, un exceso de toxicidad en nuestro organismo o un trastorno hormonal, haciéndolo a través de dermatitis, eccemas, acné, irritaciones, psoriasis, estrías, queloides, etc.

El terapeuta además, crea el ambiente propicio para la relajación, haciendo que estemos cómodos, con la temperatura ideal, una luz agradable y una música relajante, dejando espacio para el silencio o bien para el desahogo de las emociones. Cuando aplica sus manos sobre el paciente, genera endorfinas que calman nuestro dolor y oxitocina, hormona que nos hace sentir relajados y confiados, en buenas manos.

El masaje actúa sobre todo tu ser

El masaje es una herramienta holística, que influye sobre todos los campos de la persona, emocional, físico, bioquímico y energético. No solo trata la contractura muscular o la zona en tensión, sino que tiene en cuenta todas las relaciones de estas zonas afectadas con el funcionamiento de los órganos internos, las vértebras en disfunción, las emociones y la hidratación o la nutrición de la persona, de tal forma que se obtiene abundante información sobre el estado de la persona. Durante el masaje también se influye sobre puntos de acupuntura que mejoran la circulación energética en los meridianos, actuando indirectamente sobre el funcionamiento de los órganos, se tocan chakras, mejorando el equilibrio de los mismos, se tocan cicatrices mejorando su elasticidad, se tocan puntos neurovasculares que mejoran la circulación de los órganos y se tocan puntos neurolinfáticos, que drenan las sustancias de desecho del organismo.

El masaje es una arte y requiere de conocimiento y práctica. El profesional del masaje conoce la orientación de tus músculos, el tipo de fibras, la fisiología , el sentido de la sangre, la localización de los ganglios linfáticos, las zonas por donde pasan nervios y vasos, y las sensaciones que se producen a nivel de la piel. Y lo más importante de todo, conoce las contraindicaciones.

Regálate un masaje

El masaje es una herramienta que se está perdiendo a nivel terapéutico o como preventivo de enfermedad y se está limitando a paquetes de regalo relax o super ofertas en Atrápalo o Let´s Bonus como algo excepcional que si no te lo regalan no lo pagas. Está desvalorizado, haciendo que no aprovechemos todos los beneficios que aporta.

En mi consulta, pocas personas vienen y me piden un masaje relajante completo, casi todas llegan tarde, cuando el dolor ha aparecido. Aún así tengo algunos pacientes que estando bien reciben un masaje al mes como forma de prevención de la salud, refiriendo estar más relajados y menos contracturados. Aunque lo más importante de todo, es que se paran y deciden concederse un tiempo de su vida a quererse y mimarse durante una hora, haciendo que forme parte de sus hábitos saludables.

Los propios terapeutas que practicamos masaje, con el tiempo, tendemos a utilizar técnicas más directas, menos cansadas o más originales que el masaje, llevándonos a olvidarnos un poco del mismo. Por ello he querido hacer este recordatorio, tanto para mí, como para las personas a las que pueda resultarle útil, intentando a portar una visión más amplia.

Por ello propongo el masaje como una herramienta de prevención de la salud, dejando al propio paciente que decida su frecuencia según sus necesidades, su estrés, su trabajo, su capacidad económica o disponibilidad de tiempo, pero sí recomiendo una regularidad para obtener beneficio de ello de al menos una vez al mes. No esperes a ser rico, actúa como tal, si no puedes darte uno todas las semanas, al menos date uno al mes, como recompensa a tus esfuerzos de la vida diaria. Solo esperar el día del masaje ya aumentará tus niveles de dopamina, generando sensación de placer y motivación.

Todo el mundo acumula tensiones sentado delante del ordenador y sin moverse durante horas, trabajando en una peluquería, en un taller, haciendo deporte, dudo que haya alguien que no se beneficie de ello. Así que yo mismo voy a empezar por darme uno, que lo disfrutéis!!

 

Pedro Gracia. Fisioterapeuta colegiado n.800.  

913313819 / 655384055

 

undefined

Comentar El masaje como herramienta anti estrés

Nombre/Nick*:

E-mail:

Noooo puedes pasaaaaaar!!

Escribe lo que ves arriba, no lo entiendo...

Destacados

Teléfono de Citas
Consultas Online
Servicio a domicilio

Buscador

Suscripciones

¿quieres recibir un aviso de actualizaciones?
(20 suscritos)

Últimos comentarios

 fuencisla en Tu eres tu sanador: Pues si! Muy cierto...
 Su en Tu eres tu sanador: Estoy totalmente de acuerdo. Nosotros somos los principales ...
 Ana en Venciendo la Pereza: Me gusto mucho tu articulo sobre la pereza .El otro debe est...
 Borjatube en Influencia de la paleodieta en el estado anímico: Excelente post amigo!Tenemos un estimulante reto por delante...
 Luisinho en Recomendaciones nutricionales: Esto.... guau... porque en todos lossitios la venden como si...
 PEDRO en Recomendaciones nutricionales: Hola Luis La Soja no la recomiendo por los siguientes motiv...
 Luisinho en Recomendaciones nutricionales: Hola Pedro, un gran artículo. Me ha llamado la atenc...